Según el real decreto 1002/2002 del 10 de septiembre de 2002, por el que se regula la venta y utilización de aparatos de bronceado mediante radiaciones ultravioletas, estamos obligados a asegurarnos que recibes la siguiente información: 

 

1. Las exposiciones a los ultravioletas artificales están prohibidos a menores de 18 años y desaconsejadas a las mujeres embarazadas.

 

2. Es obligatorio usar gafas de protección frente a las radiaciones ultravioletas emitidas por los aparatos de bronceado, para evitar lesiones oculares tales como la inflamación de córnea y cataratas.

 

3. Las radiaciones ultravioletas pueden afectar gravementea la piel y a los ojos. Las exposiciones intensas y repetidas pueden provocar un envejecimiento prematuro de la piel, así como un aumento en el riesgo de desarrollar un cáncer de piel. 

 

4. Las radiaciones UV pueden ser especialmente peligrosas en usuarios de piel muy blanca y no deben ser utilizados por personas que se queman sin broncearse, que presentan insolación, que hayan tenido un cáncer de piel  condiciones que predispongan a dicho cáncer. Las personas que hayan tenido antecedentes familiares deben también evitar su utilización. 

 

5. Deben tomarse las precauciones necesarias en los períodos de tratamiento de cierto medicamentos, entre otros, antibióticos, somníferos, antidepresivos, antisépticos locales o generales. Estos aumentan la sensabilidad a las radiaciones así como los cosméticos.

 

En consecuencia, debes tener las siguientes precauciones: 

  • Utilizar siempre gafas de proteccón durante toda la sesión. 
  • Retirar bien los cosméticos antes de la exposición y no aplicar ningún filtro solar.
  • Abstenerse de exponerse a las radicones ultravileas durante períodos de tratamiento de ciertos medicamentos fortosensibles. En caso de duda, consultar con el médico.
  • No exponerse al sol y al aparato el mismo día.
  • Respetar las 48 horas entre las dos primeras exposiciones.
  • Seguir las recomendaciones relativas a la duración, intensidad de la exposición y distancia de la lámpara.
  • Consulta a tu médico si se desarrollan en l piel ampollas, heridas o enrojecimiento.
Versión para imprimir Versión para imprimir | Mapa del sitio
© erikamontoyaestetica.es